¿CÓMO HACER FRENTE A LA “EMPLEO” Y PROTEGER AL PROPIETARIO Y LA COMUNIDAD?

Durante el verano y después de la Pandemia de la Covid-19 vivida ha surgido en muchas comunidades de propietarios el problema de las ocupaciones ilegales de viviendas, donde pueden verse afectados tanto los propietarios como los vecinos por las malas prácticas en las comunidades.

La falta de claridad en la legislación y el derecho a una vivienda digna conlleva a los propietarios a encontrarse en procesos legales durante años. Tras la reforma, los desahucios permiten ser más rápidos y vinculados a procedimientos civiles que permite el desalojo e identificación para repercutir en él, el coste de cualquier reparación, pero también supone que ya no se recurra por la vía penal.

Es por este motivo, que las empresas especializadas en el desalojo de viviendas hayan aumentado. Estas empresas se especializan en la tarea de mediación para resolver las situaciones de manera más rápida y eficiente.

Pero recurrir a estas empresas conlleva riesgos a los propietarios, que pueden acabar siendo ellos los investigados, dado que estas empresas están al borde de la ilegalidad, y este proceso puede perjudicar el propietario, acusado de amenazas e incluso de violación de domicilio.

Por todo ello, lo recomendable es asesorarse legalmente cuando nos encontramos en esta situación. El tiempo es el factor clave para poder expulsar a la persona que ha ocupado la propiedad ilegalmente y contra la voluntad del propietario.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pueden desalojar en las primeras 48 horas sin orden judicial. Pasadas estas 48 horas se deberá iniciar el proceso por vía civil e interponer la demanda de desahucio.

Una vez dada esta situación, ¿qué puede hacer el Administrador de Fincas para poder poner fin a esta situación?

El Administrador de Fincas se encarga de la gestión y la mediación para solucionar los conflictos que puedan surgir en las comunidades de vecinos, con el objetivo de lograr una buena gestión y una mejor convivencia y creando buen ambiente entre todos los vecinos de la comunidad.

Es por este motivo que es muy recomendable que las comunidades de vecinos tengan un administrador de fincas que pueda asesorar y ayudar en las gestiones de empleo ilegal. Aunque las denuncias y los tramites de desalojo los debe realizar el propietario del inmueble, las comunidades de vecinos también pueden actuar en caso de que los “okupas” estén realizando actividades molestas y que afecten a la comunidad. En este caso, el administrador puede ayudar a los vecinos y asesorarles, ya que éste debe conocer la legislación referente a las ocupaciones ilegales y poner una denuncia en caso de que persistan estas actividades molestas, con el fin de solucionar el problema con la mayor celeridad posible.

Administración de Finques Macià, en el marco de gestión integral de comunidades de propietarios, asesora a todos los propietarios para estar informados en todo momento de todos los aspectos que influyen en la comunidad, para garantizar la total tranquilidad.